Secretos que puedes ocultarle a tu pareja

Nadie te conoce mejor a ti que tú misma, incluso ni tu pareja ni tu familia más íntima conoce todo lo que se te pasa por la cabeza o los secretos que guardas. La clave para saber como seducir a un hombre casado y que una relación funcione depende mucho de que la comunicación funcione, pero eso no significa que tenga que saberlo todo de ti, cada uno de vosotros debéis tener vuestro espacio, y mantener algunos secretos con tu pareja, es incluso hasta positivo.

A continuación os mostramos algunos de esos secretos que puedes ocultarle a tu pareja, seguro que se te ocurren a ti algunos más.

seducir

Fantasías eróticas con amigos suyos

Tener fantasías sexuales es algo muy común, muchos sexólogos dicen que es incluso recomendable, y compartirlas es positivo para la relación porque os puede ayudar a experimentar cosas nuevas y a disfrutar de una vida sexual más plena, pero tu novio tampoco tiene por qué saber que has tenido una fantasía con un amigo suyo, eso mejor, se lo cuentas a tus amigas.

No te gustan sus regalos

A todas nos ha pasado, nuestro novio nos ha hecho un regalo y no nos gusta. Lo mejor en esos casos es no decirle la verdad, para la próxima ocasión, recomendarle de manera sutil algo que sí te haga especial ilusión, así nos ahorramos tener que seguir ocultándole lo que realmente pensamos.

En ocasiones piensas en tu ex

Y es sólo eso, que en ocasiones y de manera fugaz, recuerdas a tu ex. Eso no significa nada, así que no es necesario contárselo a nuestro novio, para qué hacerlo, si ya somos felices con la relación.

Le cuentas a tus amigas cómo es él en la cama

Aunque salga bien parado, es mejor que no le cuentes estas cosas, porque se sentirá incómodo cuando esté con ellas. Hablar de nuestra vida sexual con amigas el muy habitual, además somos mucho más abiertas que ellos, que hablan mucho de sexo con sus amigos pero no realmente de su vida sexual o sus problemas.

No ha estado bien en la cama

Mejor si no se lo cuentas, para la próxima ocasión intenta llevar tú el peso de la situación, seguro que la experiencia es mucho mejor y él creerá que se debe todo a que es un as practicando sexo.

Ya no le besas como

Pastillas dietéticas para adelgazar

pastillas para adelgazar

Una de las cosas que más enoja a los médicos son las pastillas dietéticas para adolescentes. Estas suelen ser anfetaminas u otros productos aún más fuertes.

Cuando aparecieron las anfetaminas en el mercado, eran usadas para superar la depresión, no el apetito. Se les daba a las personas que estaban tan deprimidas que no podían ni concentrarse. Con ellas conseguían vigor y concentración, pero al disiparse esos efectos quedaban más deprimidas que antes.

Era obvio que no eran el remedio adecuado para la depresión, pero alguien se dio cuenta de que también disminuían el apetito, y así nacieron las pastillas dietéticas.

Las anfetaminas

Las anfetaminas estimulan el sistema nervioso central; elevan la presión sanguínea y provocan sobreestimulación, insomnio y dolores de cabeza, pero, efectivamente, disminuyen el apetito., es decir que son pastillas para adelgazar rápido. Sin embargo, la facilidad con que se abusa de ellas es tanta que el Gobierno ha decidido regularlas.

Existe en el mercado un grupo de pastillas llamadas anfetaminas rebajadas que son muy efectivas para reducir el apetito y que provocan poca o ninguna estimulación. Pueden ser útiles en terapias cortas (ocho semanas) para un tratamiento de reducción de peso. Hay que sopesar las ventajas de cualquier tipo de anfetamina con los posibles riesgos inherentes a la droga.

El síntoma de aceleración que da una anfetamina no es agradable, y la posterior caída puede ser devastadora.Francamente, no entiendo cómo eso puede gustarle a nadie.

Pocas adolescentes necesitan pastillas dietéticas; en general, prefieren tomar alimentos con pocas calorías si es posible. Parece que pueden diferenciar mejor que los adultos entre hambre real y ansia de comer.

Las pastillas dietéticas podrían desaparecer del mercado ya que desde hace tiempo hay legisladores que tratan de prohibirlas. Esto no es bueno, porque creo que tienen un lugar definido en el tratamiento de la obesidad, para pacientes bien seleccionados y motivados que necesitan reducir sus requerimientos calóricos hasta niveles penosos (menos de 1.000 calorías diarias) durante períodos de tiempo muy largos.

anfetaminas

Pastillas diuréticas.

Se usan para contrarrestar la retención de agua. No hay duda de que la pérdida de peso sufre un brusco frenazo la semana anterior al período, y de que esto es debido a la retención de líquidos estimulada por el estrógeno.

Pero este problema es mucho más importante para las mujeres adultas que para las adolescentes. A las jóvenes que se sientan abotargadas antes del …

Comer para perder peso

perder peso

En las personas obesas, la señal puede ser hambre o tensión, o aburrimiento, o ansiedad. El comportamiento puede ser comer de forma normal, pero suele ser comer en exceso o comer alimentos altamente calóricos.

El resultado puede ser satisfacción del hambre, pero también persistencia del hambre y ganancia de peso.

Una forma de evitar esto es modificar o cambiar el comportamiento para que el resultado sea distinto. Otra forma es analizar las señales que provocan este comportamiento y canalizarlas hacia otras actividades que no sean el comer.

Dado que todos los estudios indican que los mayores éxitos de la modificación del comportamiento se dan en adolescentes, he salpicado este libro con todo tipo de sugerencias en tal sentido.

Tomar pastillas dietéticas

Hay cuatro tipos de pastillas comúnmente asociadas con la dietética: las que frenan el apetito, de las cuales unas precisan receta y otras no; las diuréticas; y las tiroideas. También hay complementos dietéticos de venta directa. Ningún libro de dietética sería completo sin mencionarlos.

Complementos de venta directa. No precisan de receta y entre ellos están las galletas y los bombones dietéticos que se pueden tomar con un vaso de agua cuando se tiene hambre. Están pensados para satisfacer el deseo de dulces, proporcionar energía y llenar.

En muchos casos hacen exactamente eso, al menos temporalmente. Sin embargo, a veces resultan demasiado buenos y las chicas se los comen como caramelos, tomando además su comida. Esto provoca que no pierdan peso.
Pastillas dietéticas sin receta. Suelen ser dosis muy pequeñas del antihistamínico descongestionante

Fenilpropanolamina.

Han sido declaradas como seguras por la Food and Drug Administration (FDA) y son útiles para cortar el apetito. A veces van combinadas con cafeína, para dar vigor, y con un anestésico local para adormecer las papilas gustativas de la lengua.
Medicación con receta.…