Pastillas dietéticas para adelgazar

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Filament.io 0 Flares ×

pastillas para adelgazar

Una de las cosas que más enoja a los médicos son las pastillas dietéticas para adolescentes. Estas suelen ser anfetaminas u otros productos aún más fuertes.

Cuando aparecieron las anfetaminas en el mercado, eran usadas para superar la depresión, no el apetito. Se les daba a las personas que estaban tan deprimidas que no podían ni concentrarse. Con ellas conseguían vigor y concentración, pero al disiparse esos efectos quedaban más deprimidas que antes.

Era obvio que no eran el remedio adecuado para la depresión, pero alguien se dio cuenta de que también disminuían el apetito, y así nacieron las pastillas dietéticas.

Las anfetaminas

Las anfetaminas estimulan el sistema nervioso central; elevan la presión sanguínea y provocan sobreestimulación, insomnio y dolores de cabeza, pero, efectivamente, disminuyen el apetito., es decir que son pastillas para adelgazar rápido. Sin embargo, la facilidad con que se abusa de ellas es tanta que el Gobierno ha decidido regularlas.

Existe en el mercado un grupo de pastillas llamadas anfetaminas rebajadas que son muy efectivas para reducir el apetito y que provocan poca o ninguna estimulación. Pueden ser útiles en terapias cortas (ocho semanas) para un tratamiento de reducción de peso. Hay que sopesar las ventajas de cualquier tipo de anfetamina con los posibles riesgos inherentes a la droga.

El síntoma de aceleración que da una anfetamina no es agradable, y la posterior caída puede ser devastadora.Francamente, no entiendo cómo eso puede gustarle a nadie.

Pocas adolescentes necesitan pastillas dietéticas; en general, prefieren tomar alimentos con pocas calorías si es posible. Parece que pueden diferenciar mejor que los adultos entre hambre real y ansia de comer.

Las pastillas dietéticas podrían desaparecer del mercado ya que desde hace tiempo hay legisladores que tratan de prohibirlas. Esto no es bueno, porque creo que tienen un lugar definido en el tratamiento de la obesidad, para pacientes bien seleccionados y motivados que necesitan reducir sus requerimientos calóricos hasta niveles penosos (menos de 1.000 calorías diarias) durante períodos de tiempo muy largos.

anfetaminas

Pastillas diuréticas.

Se usan para contrarrestar la retención de agua. No hay duda de que la pérdida de peso sufre un brusco frenazo la semana anterior al período, y de que esto es debido a la retención de líquidos estimulada por el estrógeno.

Pero este problema es mucho más importante para las mujeres adultas que para las adolescentes. A las jóvenes que se sientan abotargadas antes del período les basta con reducir el consumo de sal y cafeína y tomar cada día 150 miligramos de vitamina B6. Sólo debe considerarse la posibilidad de tomar pastillas diuréticas si se sufren fuertes cambios de humor o irritabilidad y depresión; entonces se pueden tomar diuréticos dos o tres días antes del período.

Pastillas tiroideas.

La glándula tiroides, situada en la base del cuello, segrega hormona tiroidea, necesaria para extraer energía. Si el tiroides no segrega suficiente hormona se siente frío y cansancio, la piel se reseca y es difícil perder peso. Las chicas obesas padecen alguno de estos síntomas, pero, en general, sus análisis del tiroides resultan normales.

Hay algunas personas que presentan todos los síntomas del hipotiroidismo (insuficiente secreción tiroidea), y aun así no se detectan anomalías en los análisis del tiroides. Para estas personas son eficaces pequeñas dosis de un compuesto tiroideo.Con ello quiero decir que, con una dieta normal, consiguen adelgazar sin problemas.

Voy a contar el caso de Myra, una estudiante de diecinueve años que corría 16 kilómetros y comía 1.000 calorías al día. No se atrevía a comer menos debido a su intensa actividad, pero no podía adelgazar ni medio kilo. Era una mujer brillante, sana e inteligente, de 1,65 metros de estatura y 70 kilos de peso. Sus análisis de sangre eran normales.

Elaboraba cuidadosamente su dieta, anotando su consumo de alimentos, y, por lo que pude saber, esta dieta era equilibrada y las calorías estaban bien distribuidas. No tomaba nada entre comidas. Sin embargo, no había adelgazado nada durante tres meses y se quejaba de que sentía frío y la piel se le secaba.

Decidí administrarle una pequeña cantidad de Cytomel durante un mínimo de cuatro semanas, y le dije que siguiera con la misma dieta que antes. Adelgazó siete kilos, y empezó a sentirse bien; luego, completó sin problemas su programa de adelgazamiento y le fui retirando gradualmente el tratamiento tiroideo. Desde entonces ha conservado el peso a niveles normales.

Recuérdese que las pocas candidatas a esta medicación son las chicas que han intentado todos los métodos dietéticos tradicionales durante un período razonable de tiempo, y que no han adelgazado. No es una forma mágica de adelgazar, y sólo es efectivo en combinación con una dieta.

vitaminas

Tomar vitaminas

Las píldoras vitamínicas suelen formar parte de los programas dietéticos. Apruebo su uso por parte de las adolescentes porque siempre intentan comer menos de lo que debieran y no suelen seleccionar los mejores alimentos. Lo mejor es una combinación de vitaminas y hierro, porque las chicas en edad de crecimiento pueden llegar a padecer de anemia como resultado de períodos menstruales fuertes y de un consumo inadecuado de hierro.

Existe el problema de que el hierro tiende a provocar estreñimiento; cuando ocurra esto, hay que tratar de obtenerlo de alimentos que lo contengan en abundancia.